el 7 de octubre de 2021

8 beneficios de la ciudadanía portuguesa

el 7 de octubre de 2021

8 beneficios de la ciudadanía portuguesa

En un mundo súper conectado y en constante cambio, cada vez más personas pueden lograr la doble ciudadanía y un segundo pasaporte. Con la ley de reparación para los descendientes de sefardíes y con la reciente simplificación del proceso de ciudadanía para los nietos portugueses, cada vez más personas han realizado este sueño. Estas son las principales ventajas de obtener un pasaporte de la Unión Europea:

1. Convertirse en ciudadano de un país de la Unión Europea

Al adquirir la nacionalidad portuguesa, uno también se convierte en ciudadano de un país que forma parte de la Unión Europea (UE). Esto significa que tiene los mismos derechos y deberes que un ciudadano de cualquiera de los 27 países miembros.

2. Movilidad internacional

Como ciudadano portugués, tendrá la libertad de viajar a todos los países que forman parte del Espacio Schengen sin burocracia con visados, problemas de inmigración, colas de aeropuerto y reuniones de lugares. Puedes llevar a cabo este antiguo plan para viajar por Europa sin complicaciones.

3. No se requiere visa para los EE. UU.

Con un pasaporte europeo puedes viajar a otros países fuera de la Unión Europea como Estados Unidos, Canadá y Japón sin visa. En el caso de los primeros, basta con completar una autorización electrónica de viaje. Todo el procedimiento está en línea. Para Japón, no hay requisitos específicos.

4. Calidad de vida

La salud, la seguridad, la educación y el poder adquisitivo son algunos de los indicadores que hacen que Europa destaque en términos de calidad de vida.

Portugal tiene, por ejemplo, un coste de vida muy moderado y una amplia oferta cultural, que incluye varios eventos gratuitos durante todo el año. ¿Qué tal vivir con esta calidad de vida y, cuando te apetezca, pasar una temporada en tu país de origen?

5. Elija dónde vivir y trabajar

Obtener la ciudadanía portuguesa te permite elegir dónde quieres vivir y trabajar en cualquiera de los 27 países de la Unión Europea. Esto significa una multitud de posibilidades, incluido trabajar en algunas de las empresas más grandes del mundo, así como ganar en euros.

Para que un ciudadano portugués se traslade a otro país del bloque, el único requisito es cumplir con un registro con inmigración. En otras palabras, no necesitas visas.

6. Vida académica

Ser ciudadano en portugués también abre muchas posibilidades para el estudio. Desde la graduación hasta el doctorado, puedes estudiar en cualquier país de la Unión Europea, incluso a través del programa de intercambio Erasmus.

7. Un regalo para tus descendientes

Además de todos los puntos mencionados anteriormente, la nacionalidad portuguesa es un legado para sus descendientes. Es importante recordar que sus hijos y nietos tenderán a la ciudadanía que se ha logrado. ¿No sería maravilloso renunciar a todas estas oportunidades para su futuro?

8. Conexión con nuestra historia

Para conquistar la ciudadanía portuguesa, nos conectamos con nuestra historia y nuestra ascendencia. Cuando confirmamos que somos descendientes de un judío, un judío sefardí, o cuando tenemos la ciudadanía portuguesa reconocida a través de nuestros sacerdotes o abuelos, pudimos encarnar una piedad más de nuestra identidad que se ha escrito durante las abreviaturas.

Presumiblemente existen otros beneficios como poder disfrutar de una jubilación más tranquila, incluso poder invertir y convertirse en emprendedor con tipos de intereses más bajos y condiciones más favorables. Todo dependerá de tus necesidades e intereses.