Tiago Fernandes Por Tiago Fernandes
el 8 de septiembre de 2020
eBook Sefarditas

Sepa por dónde comenzar su estudio genealógico

Tiago Fernandes Por Tiago Fernandes
el 8 de septiembre de 2020

Saiba por onde começar o seu estudo genealógico

Iniciar un estudio genealógico puede ser más fácil de lo que parece. Es a través de la genealogía que puede investigar su conexión con un ascendiente sefardí (y con otros ascendientes, por supuesto) y, en consecuencia, permitir que usted y su familia soliciten la ciudadanía portuguesa. ¡Lea esta publicación detenidamente y al final de la lectura puede comenzar su estudio de inmediato!

1. Empiece en interiores

El primer documento de un estudio genealógico es su certificado de nacimiento. Contiene información básica sobre su historia: su afiliación y los nombres de sus abuelos, tanto maternos como paternos. Después de eso, busque la documentación de sus padres: certificados de nacimiento, matrimonio y defunción. Haz lo mismo con los documentos de tus abuelos y bisabuelos. Habla con familiares mayores, ya que algunos de ellos asumen el rol de guardián de estos documentos.

Propina: El certificado de nacimiento suele informarnos dos generaciones más: padres y abuelos. Los certificados de matrimonio y defunción informan los nombres de la generación inmediatamente anterior, por ejemplo, el certificado de matrimonio de sus abuelos también lleva los nombres de sus bisabuelos.

PUEDES COMENZAR TU ÁRBOL GENEALÓGICO.

2. Notarios y asientos parroquiales

En ausencia de estos certificados, averigüe el lugar de nacimiento, matrimonio o muerte de sus antepasados. Así, puede consultar las oficinas de registro en esas regiones y solicitar dichos documentos. Muchos registros brasileños y portugueses ya están completamente digitalizados. Como regla general, desde el 1 de enero de 1889, todos los registros civiles han sido registrados por el Estado brasileño. Antes de eso, la Iglesia Católica hacía estos registros a través de las parroquias. Por lo tanto, será en los asientos parroquiales - nada más que libros donde se registran bautismos, matrimonios y defunciones - donde podrá encontrar información sobre sus antepasados antes de 1889.

Propina: Pero es bueno tener en cuenta que los municipios actuales pueden haber tenido diferentes nombres en el pasado y, no siempre, las parroquias respetaron los mismos límites geográficos que los pueblos, y en algunos casos, las parejas no se casaron en sus lugares de nacimiento, pero en ciudades vecinas.

3. Explore los sitios de genealogía

Hay sitios web que proporcionan registros genealógicos y que ayudan a construir su árbol genealógico. Algunos incluso te conectan con otros parientes lejanos. El más conocido es familysearch.org, pero también están myheritage.com y ancestry.com, solo por nombrar algunos.

4. Únase a grupos de genealogía en Facebook

Existe una gran oferta de comunidades virtuales en Facebook que se dedican a discutir e intercambiar información y documentos genealógicos. Algunos son específicos de la genealogía sefardí y otros de familias sefardíes. Únete a estos grupos, lee lo que se publica y comparte tus dudas y logros. Estos son algunos grupos que quizás conozcas: genealogía sefardí, genealogía sefardí documentada y genealogía judía portuguesa.

PUEDES COMENZAR TU ÁRBOL GENEALÓGICO.

5. El bueno de Google

Con los nombres de tus antepasados en la mano, también puedes verificar que no hay ningún libro o publicación científica que hable de ellos. Hay muchos libros antiguos digitalizados que traen varias generaciones de familias. Cuando buscamos los nombres, por ejemplo, de nuestros tatarabuelos, si hay alguna publicación en la que estén registrados, también pueden servir como prueba de los lazos familiares.

¡Pero ten cuidado! Es bueno asegurarse de que sea una publicación seria y que estos no sean homónimos, es decir, que la pareja descubrió, por casualidad, que no sería otra que tenga el mismo nombre que sus antepasados.

¡Es hora de empezar! La investigación genealógica puede ser un poco laboriosa, pero es gratificante. Y si buscas la ciudadanía portuguesa por la vía sefardí, es inevitable. ¡Buena suerte!